Blog

¿Puede ayudar la práctica del MINDFULNESS a los pacientes con cáncer? Parte II

Hola amig@s... Hace unos días, estuvimos hablando de qué es mindfulness y cómo nos ayuda a aumentar nuestro bienestar (físico y mental), a disminuir la afectividad negativa, a estar mas animados, etc.

El mindfulness, como cualquier técnica de relajación, es complicado de entender al principio. Tenemos que acostumbrar a nuestro cuerpo y a nuestra mente a centrar nuestra atención en el momento actual; tiene que ver principalmente con concentrarse en una imagen, un sonido o en la respiración propia, por ejemplo, estar concentrados en inspirar y expirar. Esto nos genera calma y nos permite descansar porque dejamos de dar vueltas a las cosas que nos preocupan para prestar atención a la respiración. Este NO PENSAR y prestar atención únicamente a la respiración también puede potenciar nuestra creatividad: al estar más serenos y centrados, las ideas fluyen y nos permite ver con claridad.

La práctica de la relajación, también disminuye el nivel de cortisol en sangre (hormona tóxica), lo que a su vez disminuye el estrés y mejoramos nuestras defensas naturales contra las enfermedades.

Podemos seguir enumerando más y más beneficios de la práctica del mindfulness pero mejor empezar a practicar haciendo unos fáciles ejercicios en casa:

1. Un par de minutos de ATENCION PLENA. Es un ejercicio que podemos practicar en cualquier momento del día. Consiste en centrar toda nuestra atención en la respiración. Con los ojos abiertos, respirad con el vientre en lugar de hacerlo con el pecho. Tomad aire por la nariz y echadlo por la boca. Concentraos en el sonido y el ritmo de la respiración.

2. OBSERVACION CONSCIENTE. Escoged un objeto, por ejemplo una taza. Poned toda vuestra atención en esa taza, observadla. Sed conscientes de lo que estáis observando, os da la sensación de estar despiert@s, se libera la mente de pensamientos y se centra en el momento presente.

3. ESCUCHA MUSICA. Escuchar música tiene muchos beneficios (musicoterapia). Se puede escuchar música relajante y sentir los efectos calmantes mientras hacemos una observación consciente, en lugar de con los ojos, con los oídos, prestando mucha atención en los sonidos y en la vibración de cada nota.

Si somos constantes y tenemos paciencia, estamos en el camino adecuado para practicar minfulness y poder vivir con bienestar, paz, tranquilidad y felicidad.

Mil besos bell@s.

Log in

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. VER POLÍTICA DE COOKIES